15 agosto 2006

Comercio ilegal de especies



El comercio ilegal de especies consiste en la exportación, reexportación, importación o introducción de un animal o planta, vivo o muerto, así como cualquier parte o derivado del mismo de manera fraudulenta. Este tráfico de flora y fauna se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos, sólo superado por el de armas y el de drogas, con los que muchas veces está relacionado: da más de 200.000 millones de dólares anuales de beneficio.
En cuanto a especimenes, podemos hablar de 230.000 primates,15 millones de pieles de mamíferos, más de 1 millón de aves, casi 4 millones de reptiles, 250 millones de ranas, 350 millones de peces tropicales, 9 millones de orquídeas, 7 millones de cactus, 2 toneladas de coral, unas 700 especies a punto de extinguirse,... y todo ello en un solo año.
A nivel nacional, España ocupa un lugar privilegiado por su disposición geográfica. Ha sido utilizada como punto de enlace hacia Centro Europa, Inglaterra y Países Bajos desde África ecuatorial y Latinoamérica; y hacia EEUU desde el sudeste asiático. Por la Península Ibérica pasa más del 30% del comercio ilegal de animales y plantas protegidos en el mundo y más del 50% de éste ocurre sin ser detectado; todo ello representa un volumen económico cercano a los 1000 millones de euros sólo en España.
Los países exportadores se concentran principalmente en los trópicos y en el ecuador: Íbero-América, África y Asia Oriental. En cambio la demanda procede principalmente de la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Japón y China.
Para satisfacerla se acude tanto al comercio legal como al ilegal, y los destinos de los especimenes es diverso:
- Mascotas exóticas.
- Artículos de cuero y piel.
- Artículos manufacturados derivados.
- Medicinas naturales y superstición.
- Zoológicos, acuarios y circos.
- Centros de investigación.

Hay que tener en cuenta que sólo el 10% de los especimenes capturados sobreviven a la manipulación, hacinamiento, transporte y condiciones higiénicas para hacerse una idea del volumen de especimenes del que estamos hablando.
Existe una oferta legal regulada por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), a través de la cual se regula el comercio de determinadas especies con ciertos controles, y mediante un sistema de concesión de licencias. Pero hay una demanda que origina el tráfico de especies, con mucha más gente implicada y un mayor volumen de dinero. La CITES es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos. Tiene por finalidad velar por que el comercio internacional de especimenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.
Las especies amparadas por la CITES están incluidas en tres apéndices, según el grado de protección que necesiten:

-Apéndice I: se incluyen todas las especies en peligro de extinción. El comercio de especimenes de estas especies se autoriza solamente bajo circunstancias excepcionales.

-Apéndice II: se incluyen especies que no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, pero cuyo comercio debe controlarse a fin de evitar una utilización incompatible con su supervivencia.

-Apéndice III: se incluyen especies que están protegidas al menos en un país, el cual ha solicitado la asistencia de otras Partes en la CITES para controlar su comercio.

La CITES incluye en sus apéndices algunos grupos enteros como son primates, cetáceos, tortugas marinas, loros, corales, cactus y orquídeas.

Unos cuantos casos concretos:



-Rinocerontes: Ningún otro animal ha sido tan gravemente afectado por el comercio como los rinocerontes. Durante los últimos 20 años, según datos del WWF, la población mundial de rinoceronte ha disminuido en un 85 %, quedando actualmente poco más de 10.000. Existen cinco especies distintas, dos africanas (rinoceronte negro, Diceros bicornis, y rinoceronte blanco, Ceratotherium simum) y tres asiáticas (rinoceronte indio, Rhinoceros unicornis, rinoceronte de Sumatra, Dicerorhinus sumatrensis, y el de Java, Rhinoceros sondaicus). Todas se encuentra en peligro de extinción, aunque son el indio (con unos 1.700 ejemplares), el de Sumatra (con 660) y el de Java (con apenas medio centenar de ejemplares) los condenados a una extinción inmediata, casi segura, a no ser que se tomen medidas urgentes tendentes a su conservación. Son, sin embargo, los 4.000 rinocerontes blancos y los 4.000 negros los que están sometidos actualmente a una mayor presión. Durante muchos siglos, los cuernos de rinoceronte han sido transformados por los chinos en objetos decorativos como copas de ceremonia o platos. Sin embargo, a partir de los años 70 se ha observado un aumento en la demanda de cuerno de rinoceronte, al que varias naciones asiáticas atribuyen propiedades medicinales y afrodisíacas. También se utiliza para realizar las empuñaduras de las tradicionales dagas de Yemen, vendidas a precios millonarios a los turistas. En tan sólo ocho años, este país importó más de 22.000 kilos de cuernos con este propósito. El 95 % de los cuernos de rinoceronte con los que se trafica procede de las especies africanas, tráfico que va disminuyendo por una lado debido al mayor control existente pero, por otro, a la cada vez mayor escasez de estas especies.



-Elefantes: El elefante africano, Loxodonta africana, ha visto reducida su población a la mitad en tan sólo diez años. La causa: el codiciado marfil de sus colmillos, con los que se realizan multitud de objetos decorativos vendidos a elevados precios. Aunque teóricamente los 650.000 elefantes existentes en la actualidad pueden garantizar una estabilidad poblacional, el rápido descenso ha forzado la inclusión del elefante africano en el Apéndice I del CITES, prohibiéndose así el comercio de marfil desde 1989. La especie india, Elephas indicus, en peor estado de conservación, está protegida desde hace más tiempo y no se ha visto sometida a la implacable persecución de la africana. Según informes del WWF, en los años 50 se exportaron desde África unas 200 toneladas de marfil, cifra que se elevó a 900 a finales de los 70. En los siguientes 20 años se ha mantenido una media de entre 600 y 900 toneladas, pero a costa de matar más individuos, ya que al desaparecer los grandes machos (principales objetivos de los furtivos), de mayores colmillos, hay que matar un mayor número de animales para obtener el mismo tonelaje de marfil. Por ejemplo, para obtener una tonelada de marfil en 1979 se mataron 54 animales adultos, mientras que esa misma tonelada en 1987 costó la vida de 113 elefantes y de otros 55 jóvenes que murieron huérfanos, al desaparecer los esenciales cuidados parentales. Aunque la prohibición de comerciar con marfil es sin duda uno de los pasos más importantes para asegurar la conservación del elefante africano, es necesario potenciar otras medidas urgentes de tipo económico con el fin de evitar que los países con poblaciones de elefantes quieran volver a abrir este comercio.



-Rorcual aliblanco(Balaenoptera acutorostrata) y el Rorcual tropical(Balaenoptera edeni): A pesar de estar incluidas actualmente en el Apéndice I, se siguen descubriendo derivados ilegales de ballena en los mercados comerciales de Japón y Corea del Sur. La carne de la ballena gris del Pacífico occidental, probablemente la población de ballenas más amenazada de todo el mundo, se encuentra en venta en Japón. Las ballenas son muy vulnerables a la sobreexplotación debido a su lenta reproducción, lo que ha llevado a una reducción sin precedentes de sus poblaciones. Teniendo en cuenta esto, las especies incluidas en el Apéndice I de la CITES deben mantenerse en él, a pesar de que Japón ha propuesto relegarlas a un apéndice de protección menor.

Consecuencias del tráfico

Pérdida de biodiversidad y extinción de especies.
La sobreexplotación y la pérdida del hábitat llevan a la extinción a muchas especies. Si añadimos que el 90% de los especimenes capturados mueren antes de llegar a su destino, podemos hacernos una idea del volumen de captura del q estamos hablando. En muchos casos se trata de especies escasas y endémicas, lo que las hace mucho mas sensibles a la extinción.

Alteración de las relaciones ínter-específicas tanto en los hábitat de origen como en los de destino.
La desaparición de estas especies deja un vacío en el lugar de origen muchas veces irremplazable, pero también puede provocar alteraciones en los lugares de destino. De forma que la introducción de especies exóticas en determinados ambientes hacen que compitan por uno o mas recursos pudiendo desplazar a los individuos nativos ya adaptados al lugar.

Incremento del comercio de especies amenazadas por su valor.
Algunas especies y productos derivados de la naturaleza se encuentran entre los mas cotizados económicamente. La singularidad o rareza zoológica o botánica es directamente proporcional a su cotización en el mercado. Cuánto más rara es una especie, más valiosa es, y como un círculo vicioso, más se la persigue.

Problemas de sanidad.
Los especimenes, al no pasar ningún control veterinario, pueden ser portadores de numerosas enfermedades de difícil control y erradicación. Así ocurre con las cacatúas y los guacamayos que transmiten la psitacosis o con la salmonelosis de las tortugas. Pero no es sólo el hombre el afectado por las enfermedades. En agosto de 1987, entraron en España siete cebras enfermas procedentes de Namibia con destino al Safari-Park Aitana (Alicante). Esto produjo un brote de peste equina a nivel nacional que ha supuso la pérdida de gran parte de la cabaña equina española, con unas pérdidas económicas evaluadas en varios cientos de millones de pesetas. En el país de origen, algunas especies actúan como control de vectores, de forma que su eliminación puede conllevar un auge de las mismas.

Pérdida económica en los países de origen.
Los países exportadores de especies son pobres económicamente, pero ricos en biodiversidad. De este hecho se aprovechan los intermediarios, que son los que realmente sacan partido a este comercio. El intermediario se encuentra en una situación de impunidad por falta de control y sanción.

La perdida de biodiversidad es también un perdida económica, ya que dependen de su captura para la venta o de su consumo como alimento(como las iguanas en Latinoamérica.

En lo que se refiere a España, hay un importante mercado interior de pieles, primates y aves vivas. En los hogares españoles existen cerca de 60.000 reptiles y más de 100.000 aves exóticas. Somos uno de los 4 países junto Tailandia, Argentina e Indonesia, donde los traficantes encuentran más facilidades para actuar. Como ya hemos dicho anteriormente, el 30% del tráfico pasa por nuestras fronteras.
Dentro del contexto europeo, la riqueza faunística peninsular atrae a muchos furtivos, delincuentes y mafias en busca de osos, urogallos, linces, águilas imperiales, halcones peregrinos...Desde 1997 existe un reglamento mucho más estricto que incluye penas de cárcel de hasta 6 años para los traficantes. En los últimos años se ha avanzado considerablemente, mejorando la legislación nacional, el Código Penal y poniendo en escena el SEPRONA.

Y para los amantes de los números algunos datos: España ha triplicado sus importaciones legales desde 1996 y es uno de los mayores destinatarios de especies vivas y derivados. Cada año entran en nuestro país decenas de miles de iguanas, aves psitácidas, canarios de Mozambique, kilos de coral, y pieles de reptiles (varanos, serpientes, cocodrilos). Esto nutre una de las industrias manufactureras más reconocidas en todo el mundo. En trofeos procedentes de cacerías estamos también en los primeros puestos. En el 2003 los españoles mataron 145 elefantes africanos, 90 osos pardos, 65 leones y 64 leopardos.

Bueno, y para no seguir enrrollándome, todo esto se resume:

Problemas del CITES:
•Cada parte tiene 3 organismos diferentes de organización, lo que conllevan que muchas veces se eludan las responsabilidades.
•Falta de gente preparada o capacitada en los puntos aduaneros.
•Falta de centros de rescate. Hasta hace dos años no existía ninguno en España; ahora hay uno, el Exotarium.
•Documentos fácilmente falsificables.
•La pertenencia al Apéndice I de una especie eleva su precio en el mercado ilegal, siendo más vulnerable.
•Actualmente hay poca información sobre el estado de amenaza de muchas especies.
•El comercio de especies requiere la cooperación internacional, al traspasar fronteras, la cual es muchas veces insuficiente.
•Por si mismo no puede frenar el tráfico de especies, ya que sin una legislación nacional el comercio ilegal se hace más impune y menos arriesgado.
•La multa por carecer de certificados CITES que acredite que el individuo proviene de cría en cautividad es insignificante. Sólo el 5 % de las especies que importamos vienen de cría en cautividad.

Conclusiones:

•No fomentar la compra de especies que no provienen de criaderos especializados o no tienen papeles legales de internación al país.
•Dejar de ser demandantes de especies en peligro es la manera más efectiva de terminar con el tráfico de especies protegidas.
•Marcar y documentar individualmente a los ejemplares importados.
•Cuidar las especies endémicas de cada territorio, no aumentando la demanda, denunciando a traficantes al SEPRONA.
•Si el CITES tiene como objetivo la conservación de especies, deben restringir más las posibilidades de comercio.
•Hay que entender que el comercio regulado es la mejor posibilidad real de mantener las especies y los ecosistemas: Comercio Sustentable.
•La explotación del recurso natural ha de hacerse mediante planes organizados, evitando el tráfico ilegal y la pérdida de la especie.
•Realizar campañas informativas de difusión y divulgación del CITES al público en general.



Y que estas escenas no se repitan nunca...

Saludos

3 comentarios:

Miquel dijo...

Les imbito a que entren en el foro se registren y dejen sus comentarios...
Me siento solo.

http://www.armasblancas.com.ar/foros/showthread.php?t=3996

http://www.armasblancas.com.ar/foros/showthread.php?t=4024
Gracias: Miquel.

Anónimo dijo...

buenas tardes, este texto em ha servido de ayuda para un trabajo sobre los animales en importación y exprtación de América hacia la península Ibérica.
Muchas gracias, besos.

musaragna dijo...

entiendo que te sientas solo jajaja
hace meses que nadie comenta en mi blog... yo por eso comento en los de las otras personas
me gusto la parte que habla sobre los problemas del cites, porque eso normalmente no se comenta y es importante señalarlo